sábado, 15 de agosto de 2015

LA HISTORIA OCULTA DE LAS PLANTAS,LEYENDA Y REALIDAD ( I ) :Carácter sagrado de algunas plantas.



"Los árboles y las plantas son nuestros aliados. Seremos libres si aprendemos de ellos."
Vandana Shiva

                                                 -I-

El mundo vegetal siempre ha estado muy relacionado con la prácticas habituales de nuestros antepasados: utilizaban las plantas para alejar a las tormentas, para encontrar tesoros, para elegir a la persona amada, para ver a los dioses o a las hadas, para que las cosechas dieran mejores frutos, para curar todo tipo de enfermedades, para atraer la suerte a una casa, para preparar ungüentos mágicos...La veneración que el hombre ha mostrado por su entorno vegetal es tan antigua como la humanidad misma, por eso es difícil rastrear sus orígenes históricos. No obstante, se sabe que determinados elementos vegetales han sido adorados, reverenciados, temidos y hasta deificados por todas las culturas del mundo. Estos ritos antiquísimos y paganos fueron más tarde, con la llegada del cristianismo, no suprimidos (porque era imposible desarraigar unas creencias tan profundas) pero sí asimilados a la nueva teoría imperante.
Un ejemplo claro de ello lo tenemos con la margarita. La mitología romana consideraba que la margarita tuvo su origen en una metamorfosis que sufrió la ninfa Belides cuando el dios de la vegetación y los árboles frutales, Vertummo la perseguía de un modo insistente. Sin embargo, al llegar el cristianismo, se hizo correr el rumor -que hoy es leyenda- de que las lágrimas que María Magdalena vertió arrepentida, se convirtieron en  bellas margaritas al caer al suelo.






                                 




"Algún día el árbol que has cortado te hará falta para respirar."
Iris M. Landrón
                                       -II-

A pesar de todo, proliferaron grupos de personas que no consideraban a las plantas inferiores a las personas y así, pedían perdón antes de talar un árbol o cortar una flor. Y es que, a diferencia del mundo moderno, el hombre antiguo miraba con gran respeto y veneración a los árboles, al creer que en cada uno de ellos habitaba un espíritu del bien y del mal.
San Martín de Dumio, obispo (515-580), en la Galicia sueva del siglo VI, no veía con buenos ojos estos cultos y criticaba enérgicamente la adoración de que eran objeto los árboles y las fuentes, es decir, condenaba la doctrina que sostiene que la totalidad de la naturaleza está esencialmente viva a través de numerosos espíritus o divinidades que anidan en sus árboles, ríos o montañas. En el siglo VII estos ataques incluso eran más drásticos como lo demuestra esta frase de San Eloy (588-660) obispo de Noyon (Francia): "No creáis en las fuentes milagrosas y cortad los árboles que se dicen sagrados"

                                                                                                                         (Continuará)



FUENTES: -La historia oculta del mundo vegetal-Jesús Calleja Cabo-Ed. Aguilar-1996                            - Internet