viernes, 28 de agosto de 2015

LA HISTORIA OCULTA DE LAS PLANTAS, LEYENDA Y REALIDAD ( II ): Hermana planta





"Cada trozo de tierra, es sagrado para mi pueblo, cada playa arenosa, cada niebla en los bosques oscuros, cada prado, cada insecto en su zumbido. Todos ellos son sagrados en el recuerdo y en la experiencia de mi pueblo." 
- Jefe de la Tribu Suwamixh (s. XIX) 



                                              -I-

La creencia de que los espíritus o almas podían vivir en los árboles fue loa razón por la que en las culturas primitivas estuviera prohibido cortarlos, podarlos o dañarlos. Se consideraba que la vida de una persona estaba ligada a la de un árbol.

Hoy día se da por cierto entre algunos estudiosos del tema, gracias a estudios realizados con sofisticados detectores, que las plantas tienen consciencia y son capaces de sentir por ejemplo la música. Los antiguos indios americanos ya lo sabían y por eso respetaban como nadie la Naturaleza. Por ello no es tan extraño que el jefe indio Smohalla de la tribu Wanapum se negase a trabajar la tierra pronunciándose de la siguiente manera: "¿Me pedís que corte la hierba y el heno y lo venda para enriquecerme como hacen los blancos? Pero, ¿cómo voy a atreverme a cortar la cabellera de mi madre?". 

Él sabía que todos los seres vivos de este planeta, en sus distintas manifestaciones de vida, están interrelacionados , resulte evidente o no. Siempre que les suceda a ellos algo, le sucede a toda la humanidad. El reina vegetal y animal están unidos por lazos invisibles e ignorar esta verdad implica desconocer por completo el lugar que se ocupa en el universo.





     Chulilla (Valencia)- Mozos cargando con el árbol en la fiesta del Mayo (Fiesta de la Enramá)

"Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros,pero ya no producirá flores ni frutos" -Rabindranath Tagore

                      

                                            -II-

La Naturaleza siempre ha estado rebosante de vida y, para el hombre, este continuo milagro ha supuesto el misterio central del mundo. Se concibe a la Tierra  
-Gaia- como un gigantesco organismo vivo que se renueva periódicamente. La muerte y la vida adquieren así un sentido más claro porque no sería posible la una sin la otra.

En muchos pueblos de España, con la llegada del mes de mayo, se sigue representando un ritual que hunde sus raíces en la neblina del tiempo, transmitido de generación en generación. Las mozas preparan el altar de la Virgen de su pueblo con las más bellas flores que encuentran y los mozos buscan y plantan "el mayo" en medio de la plaza principal. Sus actos no se pueden desligar de su aspecto religioso, pero los orígenes de estas manifestaciones en torno al mayo son muy anteriores al cristianismo.

"El mayo". El Diccionario de Autoridades dice que mayo "se llama también al árbol alto adornado de cintas, flores y frutas que se pone en lugar público de alguna ciudad o villa, a donde todo el mes concurren los mozos y las mozas a holgarse y divertirse con bailes y otros festejos..."
El origen de estos árboles está en los antiguos cultos de los árboles sagrados y en los primitivos ritos de fecundidad. La gente creía que los árboles eran moradas de espíritus y por eso, con la llegada de la primavera, iban al bosque, cortaban un árbol o una rama, luego lo llevaban al poblado con la confianza de que su morador iba a protegerlos.

Por otra parte, estos ritos están relacionados con la agricultura y, por consiguiente, con la fecundidad de la tierra. Por extensión, se contaba con que los espíritus benefactores de los árboles otorgaban fertilidad también a las mujeres


  


 FUENTES:

    -La historia oculta del mundo vegetal - Jesús Calleja Cabo - Ed. Aguilar (1996)
    -Internet

sábado, 15 de agosto de 2015

LA HISTORIA OCULTA DE LAS PLANTAS,LEYENDA Y REALIDAD ( I ) :Carácter sagrado de algunas plantas.



"Los árboles y las plantas son nuestros aliados. Seremos libres si aprendemos de ellos."
Vandana Shiva

                                                 -I-

El mundo vegetal siempre ha estado muy relacionado con la prácticas habituales de nuestros antepasados: utilizaban las plantas para alejar a las tormentas, para encontrar tesoros, para elegir a la persona amada, para ver a los dioses o a las hadas, para que las cosechas dieran mejores frutos, para curar todo tipo de enfermedades, para atraer la suerte a una casa, para preparar ungüentos mágicos...La veneración que el hombre ha mostrado por su entorno vegetal es tan antigua como la humanidad misma, por eso es difícil rastrear sus orígenes históricos. No obstante, se sabe que determinados elementos vegetales han sido adorados, reverenciados, temidos y hasta deificados por todas las culturas del mundo. Estos ritos antiquísimos y paganos fueron más tarde, con la llegada del cristianismo, no suprimidos (porque era imposible desarraigar unas creencias tan profundas) pero sí asimilados a la nueva teoría imperante.
Un ejemplo claro de ello lo tenemos con la margarita. La mitología romana consideraba que la margarita tuvo su origen en una metamorfosis que sufrió la ninfa Belides cuando el dios de la vegetación y los árboles frutales, Vertummo la perseguía de un modo insistente. Sin embargo, al llegar el cristianismo, se hizo correr el rumor -que hoy es leyenda- de que las lágrimas que María Magdalena vertió arrepentida, se convirtieron en  bellas margaritas al caer al suelo.






                                 




"Algún día el árbol que has cortado te hará falta para respirar."
Iris M. Landrón
                                       -II-

A pesar de todo, proliferaron grupos de personas que no consideraban a las plantas inferiores a las personas y así, pedían perdón antes de talar un árbol o cortar una flor. Y es que, a diferencia del mundo moderno, el hombre antiguo miraba con gran respeto y veneración a los árboles, al creer que en cada uno de ellos habitaba un espíritu del bien y del mal.
San Martín de Dumio, obispo (515-580), en la Galicia sueva del siglo VI, no veía con buenos ojos estos cultos y criticaba enérgicamente la adoración de que eran objeto los árboles y las fuentes, es decir, condenaba la doctrina que sostiene que la totalidad de la naturaleza está esencialmente viva a través de numerosos espíritus o divinidades que anidan en sus árboles, ríos o montañas. En el siglo VII estos ataques incluso eran más drásticos como lo demuestra esta frase de San Eloy (588-660) obispo de Noyon (Francia): "No creáis en las fuentes milagrosas y cortad los árboles que se dicen sagrados"

                                                                                                                         (Continuará)



FUENTES: -La historia oculta del mundo vegetal-Jesús Calleja Cabo-Ed. Aguilar-1996                            - Internet