lunes, 1 de octubre de 2012

No me contéis más cuentos









Yo sé muy pocas cosas, es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos
y sé todos los cuentos.

                    León Felipe, poeta.




No me habléis de milicias necesarias
ni de potentes armas disuasorias;
guardad esas ideas contradictorias
que sólo son ideas totalitarias.

Habladme de hermandad y tolerancia,
habladme de diálogo y respeto,
de borrar de este mundo por completo
todo signo de cruel beligerancia.

No me contéis el cuento humanitario
ni me habléis de las pías oenegés;
arrojar dos monedas a los pies
de un mendigo, no es ser más solidario.

Contadme que por fin en este mundo
se reparte con justicia la riqueza.
Contadme que es el fin de la pobreza,
que no existen ya niños moribundos.

¡Basta ya de políticos ineptos
comprados por las clases dirigentes!
¡Basta ya de embaucar así a la gente
con palabras vacías de conceptos!

No me pintéis paisajes de colores
con tal de conseguir un buen escaño:
sois diestros en el arte del engaño,
nada sabéis de sueños ni valores.

No me habléis de pecado y penitencia
ni de vida más allá de la muerte;
bastante penitencia es ya la suerte
de aquellos que aborrecen la existencia.

No me contéis de hazañas inmortales,
no digáis que la fe mueve montañas;
que esa fe os remueva las entrañas
para evitar que sufran los mortales...

...y eliminad fronteras y aduanas,
y despejad caminos y veredas.
Derribad el poder de la moneda
y elevad al altar la raza humana.