lunes, 24 de septiembre de 2012

Mi tesoro



Alquilamos la casa al final del verano.Era una casa típica de pueblo extremeño,con dos plantas.Abajo,las habitaciones a ambos lados de un largo pasillo que daba al corral, donde se encontraban la cocina y la cuadra.En la segunda planta,había dos estancias,una a cada lado de la escalera.la de la derecha era el típico sobrado dedicado a almacen de paja y piensos para los animales.La de la izquierda,servía de trastero.En ella se amontonaban toda clase de cachivaches y objetos varios ya inservibles.Yo tendría por entonces quince o dieciséis años y estaba estudiando bachillerato en la ciudad.Una de mis mayores pasiones por esa época era la lectura.Y,en contra de lo que ocurre en la actualidad,por entonces,el acceso a los libros de lectura no era tan fácil,al menos para una familia de clase humilde como era la mía.Hasta el centro donde estudiaba,aunque pueda parecer mentira,carecía de biblioteca.





                                     
No llevábamos ni un año viviendo en la casa cuando llegué a primeros de julio con las vacaciones de verano.Tenía por delante tres largos meses para disfrutar de la libertad que da el pueblo.Una mañana,después de desayunar,subí a la planta superior a curiosear.Allí había de todo: trastos viejos,aperos de labranza,juguetes rotos,muebles desechados...Y entre todo aquello,me llamó la atención una caja de cartón atada con una cuerda de pita.La estuve mirando largo rato hasta que no pude resistir más la tentación y decidí abrirla.Desaté la cuerda muy despacio,abrí las solapas y allí estaban ante mí.Eran libros,sólo libros.Pero en ese momento de mi vida,ninguna otra cosa me habría producido tanta alegría como el hallazgo de estos libros.




                                              

Comencé a sacarlos de la caja con mucho cuidado,como si de un material frágil se tratara.A cada uno de ellos les fui limpiando el polvo acumulado sobre sus tapas,mientras leía el título y el nombre del autor.Luego los acariciaba como si de objetos animados se tratara.Eran en concreto seis libros y,desde ese mismo momento,me prometí a mí mismo leerlos todos,uno por uno,página a página,línea a línea.Y así fue.Ellos fueron mis primeras lecturas y quedaron tan grabados en mi alma que,a pesar de que luego he leído mucho a lo largo de mi vida,nunca me encontré con un libro que me hiciera vibrar con su lectura como me hicieron vibrar aquellos seis ejemplares.Ningún otro libro ha llenado mi ser de tantas emociones,de tantos sentimientos como entonces.Y es que aquellos seis libros fueron y son mi tesoro porque aún los conservo (me los regaló amablemente la dueña de la casa).Y de vez en cuando los releo para recordar que hubo un tiempo ya lejano en que la felicidad vino a mi en forma de historias maravillosas,casi mágicas.Benditos libros y bendita adolescencia.




                                                  

He aquí las piezas de aquel tesoro.Es posible que hayáis leído alguno de ellos o tal vez todos.Y hasta puede que alguno no os parezca gran cosa.Pero para mí no hubo ya libros como estos.Otro día os hablaré de alguno de ellos en particular.Por ahora,os dejo los títulos,los autores y algunos detalles editoriales de cada uno de ellos:


                                                   
*Bel Ami-Guy de Maupassant (Ed. Círculo de Lectores-1970)

*Cumbres borrascosas-Emily Bronte (Ed. Rodgar-Barcelona-1969)


*De la Tierra a la Luna-Julio Verne (Ed.Libra S.A.-1970)


*El retrato de Dorian Gray-Oscar Wilde (Ed. Salvat RTV-1970)


*Los Organillos (Les pianes mecaniques)-Henry Francois Rey-(Ed. GP. Libros Reno-1969)


*Narraciones extraordinarias-Edgar Allan Poe (Ed. Salvat RTV-1969)