lunes, 2 de julio de 2012

De locos



Tras una vida entera como agente de Bolsa,
tras un montón de años vibrando 
con las subidas y las bajadas de los índices bursátiles,
cuando hace un mes
llegó al Hospital Psiquiátrico
a visitar a un tío suyo allí internado,
y se vio rodeado por todos los enfermos,
sintió una paz y un sosiego tal
que decidió 
quedarse allí a vivir con ellos
para el resto de sus días.
Ahora,cada anoche,
al encenderse las luces del patio,
él las señala con el dedo
mientras grita a todo pulmón:
¡el AMOR gana dos enteros! o,
!la INJUSTICIA cierra en números rojos!

...Y se va a la cama
con una enorme sonrisa en los labios
porque ahora se siente
el mejor agente de bolsa del mundo.