lunes, 9 de abril de 2012

Dudas razonables (1)



Si a veces lloramos porque no llueve
y la sequía echa a perder nuestros campos
y sacamos  los santos a la calle
para que nos traigan la lluvia...


Y si otras veces lloramos porque llueve
y porque esa lluvia no nos permite 
sacar a los santos a la calle 
y encima no derramamos ni una sola lágrima
por los cientos de problemas graves que nos acucian
en estos tristes días de crisis... 


...¿cómo nos extrañamos
de que Dios esté siempre tan callado
y no se acuerde para nada de nosotros?


Está claro,un día ya lejano
salió por pies de este país de locos
y nos dejó a solas con nuestras neuras
para evitar contagiarse de tanta estupidez.