martes, 3 de enero de 2012

Nenúfares



Si te dejas llevar por la corriente para evitarte el esfuerzo de nadar, llegará el día en que te quedes atorado en cualquier tronco muerto...
Y entonces, los jóvenes nenúfares que bajan por el río, jamás se acercarán hasta tu triste orilla.