domingo, 11 de marzo de 2012

Eclipse



Grita.
Grita y patalea.
Nunca te derrumbes.
Escapa corriendo de esa oscuridad.
Que el mundo se inunde con tu intensa luz,
casi siempre oculta.

Que todos se enteren que en las madrugadas
le recitas versos a la luna llena
mientras se estremece de gozo tu alma.

Que olviden la idea
de ver una lágrima furtiva en tus ojos
o un temblor de llantos en tus labios rojos
porque ya no está.

Sólo es un eclipse en tu corazón.
Volverá a latir y terminarán los días oscuros.

No calles,no enfermes a solas
de utópicos sueños.
No permitas nunca
que ellos se apoderen de tu voluntad.

Grita,patalea.
Enséñale al mundo toda tu grandeza.

Recita mil versos en la madrugada
para que en la noche brillen las estrellas
con el brillo intenso de la libertad.

Ve y date la vuelta, ojitos brillantes...



16 comentarios:

  1. No lo permitiré. Nunca permitiré que amarguen mi vida. Tan solo tengo esta.
    Bellos tus versos, Jerónimo.

    ResponderEliminar
  2. !Que nunca calle el poeta! Maravillosos versos,abrazos.

    ResponderEliminar
  3. "Que olviden la idea
    de ver una lágrima furtiva en tus ojos,"

    Es preferible luchar y reír antes ver una lágrima en tus ojos.

    Precioso versos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan estas letras,te animan a buscar luz y libertad.
    Besos,paisano.

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo contigo Tecla.nada de amarguras...

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  6. "Si se calla el cantor,calla la vida..." que diría Mercedes Sosa en su bella canción.

    Gracias Cristina por tu lectura.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Luchar siempre por la vida que los años vuelan...y llorar poco,solo lo imprescindible.
    De acuerdo Pluma.

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mar.

    Me alegro que estos versos te hayan dicho "cosinas" al oído,para eso escribimos,para comunicar....

    Gracias por tu visita,paisana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es un poema que revoluciona la sangre del lector.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  10. Gracia Toro,eres muy amble.
    Celebro que te haya gustado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Alguien dijo, Jero, que el hecho de que haya una vida y ésta sea tan corta hace que las cosas multipliquen su valor... No sé por qué pensé en esa cita.

    Tampoco sé por qué quiero gritar...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A veces gritar es bueno,nos descarga de tensiones y de agobios.
    Y sí,el valor de todo se agranda si pensamos en esa fugacidad de la vida.De hecho,se aprecian mucho más las cosas a medida que uno va cumpliendo años...

    Gracias Mar,me alegra verte por mis versos.

    ResponderEliminar
  13. Que bella inspiración y que bonito consejo, lástima que algunas veces el brillo se apaga ya desde la madrugada.
    Cuanto hacía que no venía por aquí.
    Estaba buscando la forma de entrar en "paisajes que retornan", y no he podido.
    Un abrazo Jero.
    Jo, estoy cansada de darte tantos abrazos por todos los medios, si por lo menos fueran de verdad, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  14. Pues no sé por qué no puedes entrar,ocurre a veces.

    Hay brillos que nunca se apagan,depende de nosotros,de nuestra voluntad.

    Tu que viajas tanto,cuando vengas a Cáceres quedamos y nos damos un abrazo de verdad.O cuando vaya yo a Madrid,que será más fácil...

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  15. Fabulosa la forma en terminas tu precioso poema. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Gracias Delfín por tu visita y tu lectura.

    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar