sábado, 31 de marzo de 2012

Semana Santa






Otra Semana Santa.
Otra vez a ocupar las calles con eternos desfiles procesionales.
Para recordar y "vivir" la pasión y muerte de Cristo en la cruz,dice la Iglesia.
Para atraer al turismo a las ciudades y pueblos y con el turismo,a la riqueza,dicen los alcaldes.
Otro año más,los penitentes descalzan sus pies para que les sean perdonados sus pecados o para que se les conceda un deseo.
¿Estará entre esos pecados el de consentir que en otros lugares no tan lejanos haya gente que va descalza todo el año?
¿O tal vez estará entre los deseos el que no siga ocurriendo así?
De nuevo las creencias de unos cuantos nos son impuestas a los que no participamos de ellas o a los que no pertenecen a esas creencias.
Otro año más que nos invaden las calles con sus imágenes.
Y es que a la Iglesia le encantan los fenómenos de masas.
Aunque la razón de tanta aglomeración en estos días esté lejos del sentido primitivo y auténtico del acontecimiento.
Eso es lo de menos.
Ellos necesitan recuperar el prestigio perdido,ese que por siglos les aportó tantos beneficios económicos y políticos.
Porque ahora están en horas bajas.
Porque cada vez nos dejamos asustar menos por las llamas del infierno.
Porque cada vez nos manipulan menos.
Creo.

jueves, 22 de marzo de 2012

Las noticias de las ocho



Cuando Paco Rodríguez,agricultor extremeño cabreado y casi arruinado por la pertinaz sequía,escuchó esta mañana en la radio que en el Pirineo aragonés iba a nevar copiosamente y que era una magnífica noticia porque así se podían abrir las pistas de esquí en Semana Santa,cogió el transistor y lo estampó contra el calendario de pared donde lo miraba sonriente una imagen de Jesucristo con el corazón al descubierto.

domingo, 11 de marzo de 2012

Eclipse



Grita.
Grita y patalea.
Nunca te derrumbes.
Escapa corriendo de esa oscuridad.
Que el mundo se inunde con tu intensa luz,
casi siempre oculta.

Que todos se enteren que en las madrugadas
le recitas versos a la luna llena
mientras se estremece de gozo tu alma.

Que olviden la idea
de ver una lágrima furtiva en tus ojos
o un temblor de llantos en tus labios rojos
porque ya no está.

Sólo es un eclipse en tu corazón.
Volverá a latir y terminarán los días oscuros.

No calles,no enfermes a solas
de utópicos sueños.
No permitas nunca
que ellos se apoderen de tu voluntad.

Grita,patalea.
Enséñale al mundo toda tu grandeza.

Recita mil versos en la madrugada
para que en la noche brillen las estrellas
con el brillo intenso de la libertad.

Ve y date la vuelta, ojitos brillantes...