lunes, 7 de noviembre de 2011

Carita empolvada



Noche de julio. Ni rastro
de la más tímida brisa.
En lo alto, las estrellas
se eternizan.


Tras el mudo cementerio
asoma la luna llena
que me mira descarada.
¡Qué guapa viene esta noche
con su carita empolvada!


La luna y yo somos novios
desde mi más tierna infancia.
Ella me mira y sonríe,
yo le mando besos tiernos
que viajan desde mi boca
hasta su boca de plata.


¡Mira si hoy estará guapa
que hasta los serios cipreses
se vuelven para mirarla!


Noche de julio. En lo alto,
junto a una estrella dormida,
se despereza un lucero
para ver llegar el día.


Mi lunita se despide
con un triste "Hasta mañana"
Yo -¡ay!- me quedo soñando
con su carita empolvada.

2011 © Jerónimo