sábado, 26 de noviembre de 2011

Summertime/ Impresiones.






Gime el saxo en la azotea del viejo casino ,frente a la playa de los ingleses.La pequeña orquesta se vacía tras una noche entera sin parar de tocar.


En la pista de baile,la última pareja apura el sabor de un largo beso que comenzó de madrugada,allá en el rompeolas.


La mañana reparte las nostálgicas notas a golpe de brisa y las lleva hasta el pinar que asoma por oriente,coronado ya de soles amarillos.Y los pinos comienzan a bailar con ritmo acompasado,moviendo suavemente sus redondas melenas de agujas verdinegras.


Mil destellos brillantes surgen de entre las aguas de un mar aún dormido, diamantes tallados a golpe de agua y luz.


Un borracho de alcohol y soledad deambula entre las dunas lanzando improperios  al aire.Un famélico perro de ojos tristes,lo mira silencioso.


Mañana de domingo,el primero de este recién estrenado verano.El reloj de la torre deja caer las once.


La gaviotas comienzan su propio festival de risas estridentes mientras sobrevuelan lo lonja,hoy cerrada.Ellas ignoran todo sobre calendarios.


Y yo,sentado sobre un peñasco verdinegro,amante de las algas,me embeleso mirando la bella inmensidad de un mar rizado apenas mientras pienso en ti,como todos los veranos, como todos los días,como todas las horas...

4 comentarios:

  1. es un placer para nuestros sentidos sentirse acariciados por la belleza de tus letras querido y admirado poeta, besinos miles

    ResponderEliminar
  2. Ahhhhh que música para bailar y ser como gaviotas que nada saben de calendarios, eres un poeta maravilloso, me llevas de la mano hasta el lugar preciso en donde estás y la música nada nada, es increíble.

    ResponderEliminar
  3. Me sacas los colores Lyliam..jajajaja
    Y tú eres muy amable además de una buena escritora.
    Me alegro que hayas disfrutado con esta surrealista escena playera y con esos acordes maravillosos de saxo.

    Gracias amiga.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar