sábado, 26 de noviembre de 2011

Summertime/ Impresiones.






Gime el saxo en la azotea del viejo casino ,frente a la playa de los ingleses.La pequeña orquesta se vacía tras una noche entera sin parar de tocar.


En la pista de baile,la última pareja apura el sabor de un largo beso que comenzó de madrugada,allá en el rompeolas.


La mañana reparte las nostálgicas notas a golpe de brisa y las lleva hasta el pinar que asoma por oriente,coronado ya de soles amarillos.Y los pinos comienzan a bailar con ritmo acompasado,moviendo suavemente sus redondas melenas de agujas verdinegras.


Mil destellos brillantes surgen de entre las aguas de un mar aún dormido, diamantes tallados a golpe de agua y luz.


Un borracho de alcohol y soledad deambula entre las dunas lanzando improperios  al aire.Un famélico perro de ojos tristes,lo mira silencioso.


Mañana de domingo,el primero de este recién estrenado verano.El reloj de la torre deja caer las once.


La gaviotas comienzan su propio festival de risas estridentes mientras sobrevuelan lo lonja,hoy cerrada.Ellas ignoran todo sobre calendarios.


Y yo,sentado sobre un peñasco verdinegro,amante de las algas,me embeleso mirando la bella inmensidad de un mar rizado apenas mientras pienso en ti,como todos los veranos, como todos los días,como todas las horas...

jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Soy hoy?





Hoy soy...

...sombra negra de un tétrico ciprés de cementerio.
...perdido navegante buscando la verdad en el rizado mar  
    de la poesía.
...humo espeso que oculta la cruda realidad que nos regala 
    el tiempo,ese ente invencible.
...un ciego enamorado de mil amores nuevos cada día y 
    todos son tú mismo,siempre tú.
...cualquier niño-soldado que sueña en las trincheras de la 
    vida con caricias de madre.
...un hombre sin espíritu.

   ¿Soy hoy?

domingo, 13 de noviembre de 2011

Tú y la noche.




Cuando la tarde agoniza y los pétalos azules del recuerdo se abren entre la niebla,busco tus ojos en la incipiente oscuridad mientras recito versos ya lejanos,como aquellos que un día me hicieron creer de nuevo en lo imposible.

Cuando ya la noche lo envuelve todo con su manto negro tejido con hilos siniestros ,busco tus soñadas facciones entre la gente que se cruza conmigo por la calle,pero nadie eres tú.

Cuando el aire de este tibio noviembre se impregna de vulgares fragancias envasadas,exploro en la noche y busco el rastro del sutil aroma de tu piel,húmeda por los besos de errantes madrugadas.

Y toda tú me llegas a oleadas pero perfecta,plena de sensaciones.Toda tú te me entregas cuando vienes a mi triste silencio y me regalas tu hechicera sonrisa,capaz de convertir en livianas cometas las piedras más pesadas del camino.
Y me traes tu luz,más brillante que la del padre sol en el solsticio de verano.
Y me llega tu voz recitando poemas imposibles,capaces de rociar con lágrimas azules los resecos arriates de mi alma.

Cuando la tarde agoniza y el frío se apodera de mi cuerpo cansado,es el calor de tu dulce recuerdo,cada día más intenso,el que me arropa y me transporta al increíble mundo de los sueños,a ese bello lugar donde reina la paz,la dicha y la armonía.



lunes, 7 de noviembre de 2011

Carita empolvada



Noche de julio. Ni rastro
de la más tímida brisa.
En lo alto, las estrellas
se eternizan.


Tras el mudo cementerio
asoma la luna llena
que me mira descarada.
¡Qué guapa viene esta noche
con su carita empolvada!


La luna y yo somos novios
desde mi más tierna infancia.
Ella me mira y sonríe,
yo le mando besos tiernos
que viajan desde mi boca
hasta su boca de plata.


¡Mira si hoy estará guapa
que hasta los serios cipreses
se vuelven para mirarla!


Noche de julio. En lo alto,
junto a una estrella dormida,
se despereza un lucero
para ver llegar el día.


Mi lunita se despide
con un triste "Hasta mañana"
Yo -¡ay!- me quedo soñando
con su carita empolvada.

2011 © Jerónimo

martes, 1 de noviembre de 2011

Invierno


Te fuiste en primavera y ahora,en el verano,es tan viva la luz que anida en mi retina,que apenas te recuerdo.

Pero sé que, cuando lleguen los fríos del invierno,cuando la densa niebla cubra el valle con su velo de gotas engarzadas,cuando la escarcha forme sobre los charcos dormidos del sendero un mosaico de diáfanos cristales de carámbano,entonces,sólo entonces...
...volveré a ver tus ojos que me miran desde el suave fulgor de la mañana.
...volveré a oír tu voz en mis oídos susurrándome bajito,muy bajito,dulces palabras de amor.
...volveré a ver tu cara en los espejos de la tarde,mientras la última luz juega a esconderse tras las montañas azules de poniente.

Cuando los troncos secos crepiten en mi solitaria chimenea.
Cuando los fríos puñales del hielo de la noche cuelguen desde el alero del tejado,amenazando con caer sobre los setos de las mustias caléndulas,entonces,sólo entonces...
...mi alma se impregnará del terrible vacío que se dejó olvidado tu insoportable ausencia.